El Ejército sirio ha entrado en la provincia de Idlib, último bastión de los grupos rebeldes y terroristas en el norte de Siria.

“Las fuerzas sirias y sus aliados han liberado 265 kilómetros cuadrados en el norte de la provincia de Hama. Estos avances han facilitado la entrada de las fuerzas sirias en el sur de la gobernación de Idlib”, han informado este lunes los medios sirios citando a fuentes militares.

Desde hace tres años, la provincia de Idlib está en manos de los terroristas del Frente Al-Nusra (rebautizado como Frente Fath Al-Sham).

En su avance, los militares sirios, con el apoyo de la Aviación rusa, han recuperado los pueblos de Om Turkia y Al-Zaferiya de las manos de los terroristas del Frente Al-Nusra y los llamados “rebeldes”, han añadido fuentes sirias.

Estos logros han llevado al Ejército a las puertas de Abu Dali, el mayor bastión del Frente Al-Nusra en el sur de la provincia de Idlib.

Tras recuperar de la férula de la banda ultrarradical EIIL (Daesh, en árabe) la provincia de Deir Ezzor y asegurar el mes pasado el control de Abu Kamal, en la frontera compartida con Irak, las fuerzas sirias concentran sus esfuerzos en las zonas tomadas por los grupos armados cerca de Damasco (capital siria) y en la provincia de Idlib.

Las fuerzas sirias tendrán como primer objetivo apoderarse del aeródromo militar de Abu Dhuhour y garantizar la seguridad de esa base aérea, que servirá como principal centro logístico y de operaciones de las Fuerzas Aéreas del país para prestar apoyo desde el aire a la infantería en la próxima ofensiva contra Idlib.