Reproducimos aquí la entrevista que Roberto Scarcia Amoretti ha realizado con Abdul Kader al Khalil para la página Euskalrus-Vesta:

Abdul en una entrevista para Deia en Mayo del 2016

Para que la sangre derramada por parte del heroico pueblo sirio y de los valientes del cuerpo de expedición ruso no quede en vano, esta entrevista a Abdul-Kader-al-Khalil, ciudadano sirio afincado en Euskal Herria, es lo mínimo que de nuestra parte como www.euskalrus-vesta.org  podemos hacer para expresar en nuestras latitudes, nuestra profunda solidaridad al valor de los sirios, de sus aliados locales iraní y Hezbollah, y desde luego de los militares y civiles rusos invitados a luchar para la dignidad y  la soberanía de una nación aliada y hermana.

Euskalrus: Antes de todo cuéntanos un poco de ti. ¿Qué recorrido tienes? Y sobre todo, ¿cómo te afecta la guerra que han desatado en contra de tu patria?

Abdul-Kader-al-Khalil: Soy Nacido en Alepo, Siria, y he vivido en Euskal Herria casi toda mi vida. Vine en 1970 a realizar mis estudios superiores, y los he realizado entre Barcelona y Bilbao. Me casé con una bilbaína hace 45 años y me quedé en Bilbao. A principios del 2011 hemos decidido vivir ya con la familia en Alepo, donde estaban mis padres, y fui allí el 15 de enero del 2011 (cuando empezaron las primeras provocaciones). Al poco tiempo de llegar,  ha comenzado la guerra prefabricada y exportada hacia Siria. Una guerra preparada y dirigida desde fuera. Hoy en día nadie duda de que estaba ideada para destruir tanto los pilares del estado sirio como a todo el pueblo en general.

He sido testigo y víctima de todo y de todos, y desde el comienzo de la guerra. No fue una guerra civil, ni fue una guerra entre creencias religiosas. En Siria nunca hay diferentes miramientos hacia los distintos credos, como podría a ser, si somos un país “multicolor” desde la perspectiva religiosa. Ningún país en el mundo tiene reconocidas tantas religiones como en Siria.

Me he quedado allí sin marcharme por principio, y porque no debía hacer el juego a los intrusos. No quería abandonar mi familia y mi casa. Con el paso de los meses me he quedado aislado, incomunicado y sin luz, teléfono, agua ni alimentos, y atacado a la vez. Me he quedado entre dos fuegos. Todos los residentes fueron obligados a abandonar sus casas, y sólo hemos quedado mi mujer, mi hija, mis nietas pequeñas, mi madre, un hermano y yo. Sólo nosotros de tres pueblos lindantes. El tercer año de la guerra de agresión, hemos soportado lo peor que se puede imaginar. Hemos sufrido todo tipo de ataques, bombardeos, y asaltos. Un misil del ejército oficial mató a mi hermano y su hijo, otros sobrinos fueron fusilados sin saber por quién. Y yo he sido secuestrado por miembros del ISIS (Daesh). Tuve suerte de que me soltaran y un día por la noche asaltaron de nuevo nuestra casa y nos obligaros a salir con lo que teníamos puesto. Fue el 28 de Octubre del 2013, dejando allí todos nuestros bienes, recuerdos, mi gran obra pictórica realizada durante 50 años, y mi casa.

A pesar de todo y de haber perdido a mi madre, otro hermano, muchos primos y amigos, pienso que la paz de Siria es la única solución, pienso que el entendimiento entre los sirios es el único camino, y mi deseo por encima de todo es la vuelta de la paz y que Siria siga siendo un país libre y marcado por la  igualdad entre todos, es decir, como ya se encontraba antes de la guerra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Euskalrus: ¿Qué análisis haces tú de la situación en Siria y del papel jugado por Rusia, llamada a actuar al lado del gobierno legítimo de Siria?

Abdul-Kader: Rusia es el único país que no ha engañado al pueblo sirio, y es el único país desde los años sesenta del pasado siglo que está al lado del pueblo sirio. En muchas ocasiones, antes de salir de Siria y después, he oído decir al presidente Putin, que Rusia está con el pueblo de Siria, no está por algunas personas, y desea conseguir  la paz para todos los sirios, y son los sirios quienes deciden cuál es su gobierno. Es posible que algún sirio no lo vea así, pero la mayoría opina de esta manera. Ojalá hubiera intervenido (sido llamada a actuar) mucho antes. Quizás se hubieran salvado de la destrucción muchas  ciudades y pueblos de Siria.

Euskalrus: Se dice que una imagen vale mil (o cien) palabras. ¿Qué siente un sirio al ver la imagen del abrazo entre Bashar Assad y Vladimir Putin en Sochi antes, y en la base de Hmeimin después?

Abdul-Kader: El Último encuentro entre el presidente Putin y el presidente sirio en Hmeimin es una imagen que habla por sí sola, dos presidentes de países amigos. Con Rusia nos unen muchos años de amistad, de colaboración y de comercio. Tenemos lazos históricos, espirituales, religiosos,.. Rusia es un país de cristianos y de minorías islámicas, dos sentimientos religiosos igualmente fuertes en Siria. Y desde 1963 Rusia fue el verdadero amigo de siria.

Euskalrus: ¿Cómo ha sido la relación profesional entre rusos y sirios en el nivel de la cooperación militar y civil y de soporte a la población?

Abdul-Kader: En lo referente a lo profesional, he de decir que siempre ha sido excelente. Rusia ha ayudado a Siria a construir la gigantesca presa sobre el Éufrates en 1967, obra  grandiosa que genera luz y vida para el pueblo sirio, y los técnicos ruso y sirios viven en hermandad desde entonces. Muchos sirios han realizado sus cursos de especialización profesional en Rusia, y muchísimos sirios están casados en Rusia, y muchos rusos hablan muy bien el árabe. Nos une la fe de construir y de rechazar el imperialismo. Por eso y desde muchas décadas existe colaboración profesional rusa en todos los ámbitos en Siria.

Euskalrus: ¿Tienes alguna anécdota que pueda reflejar el nivel de hermandad entre rusos y sirios?

Abdul-Kader: Hay muchísimas, especialmente en los años de la construcción de la presa años 67-70. Los técnicos rusos vivían con sus colegas sirios, me refiero en sus propias casas, como hermanos, y era también para  evitarles grandes costes en hoteles. Muchos de ellos se visitan aun y mantienen la amistad. Esto también después de la guerra de 1967 y del 73 (en contra de Israel).

Euskalrus: No sé si estas de acuerdo con esta tesis:

«Siria y Rusia son países evidentemente de cultura distinta pero desde Catalina la Grande al menos, Rusia tiene un interés particular para Siria. Dicen que dijo la zarina que “las puertas del Kremlin están en Damasco” es decir que un país del norte como Rusia debe de saberse abrir al sur; y en el caso de Rusia dicho sur era Siria. Después Siria ha sido el único aliado fiel de la Unión Soviética.

Además Rusia ha siempre tratado de defender a los Cristianos de Oriente, algo que ha hecho también el gobierno laico de Siria.»

¿Qué piensas de esta convergencia en la defensa de la pluralidad cultural y religiosa que es histórica en el caso de Rusia y política en el caso del gobierno sirio?

Abdul-Kader: Hay un dicho latino que dice: todos los caminos van a Roma, creo que se refiere a lo espiritual,  Damasco para los Rusos es el centro espiritual. San Pedro era de Damasco, San Pablo era de Alepo, y muchos discípulos de Cristo. No olvidemos San Simeón que era del norte de Alepo. Santos cristianos Ortodoxos.  Es Cierto. Me refiero al tema espiritual y religioso porque Siria es la cuna de la fe cristiana. Palestina era una provincia de Siria, y Siria es como una especie de Meca de la fe Ortodoxa. Es natural que Rusia tenga aprecio por estos lugares santos. Y añado que también existen otros lazos religiosos, incluso entre musulmanes. Siria tiene 17 religiones reconocidas, y todas se respetan. Todas tienen los mismos derechos. El gobierno sirio, sea este, los anteriores o los que vendrán… Todos han surgido del tejido social de Siria. Por esto luchamos los sirios, gobierno y pueblo contra esta idea prefabricada de una guerra religiosa. El pueblo sirio es laico y su gobierno no puede ser de otra manera. Nadie es superior al otro, solo los fanáticos aplican estas ideas de superioridad religiosa.

Euskalrus: En Euskal Herria nació Siriaren Alde, cuéntanos de los objetivos del grupo y qué esperas tu como sirio de la iniciativa.

Abdul-Kader: Euskal Herria es un pueblo hermano, un pueblo sabio que siempre está al lado de las causas justas. La Asociación Siriaren Alde, es un ejemplo de la solidaridad con el pueblo y con el gobierno de Siria. Desde hace tiempo Siriaren Alde viene realizando charlas sobre la injusta guerra contra Siria. Nunca hay guerras justas, pero en este caso es una guerra prefabricada, y trasladada intencionadamente para destruir el alma de un pueblo contra su voluntad. Las charlas que hace esta gran asociación son para aclarar y explicar la resistencia del pueblo sirio y cómo hace frente al imperialismo venga de donde venga. Charlas públicas en salas de culturas y en la universidad, yo mismo he participado en algunas sesiones.

En cuanto a mi esperanza, espero que sigan realizando muchas charlas por la paz de Siria, poca gente en el mundo no sabe que Siria es un país que rechaza el imperialismo y que es un amigo leal de Rusia, no viene mal recordarlo, pero el pueblo sirio tiene casi la mitad de su gente refugiada. Musulmanes, cristianos, drusos, armenios, kurdos, palestinos, caldeos, alauitas y de todas las familias de Siria. No han salido por su voluntad, sino que han sido obligados a dejarlo todo, incluso a no poder enterrar a sus muertos. Yo mismo podría escribir libros sobre el sufrimiento y el aguante de los sirios en esta guerra. Esto llegará en otro tiempo, hoy en día hay un tema importante. Nos acercamos a unas fechas especiales: la Navidad. En Siria no se celebra Navidad alguna desde hace 7 años, y no es justo que cualquier familia esté dividida en muchos pedazos y vivan sus miembros en varios países. No celebramos la Navidad porque no hay paz, y porque no hay una familia al completo. Esto es lo que espero de esta asociación como de otras: una contribución para la paz en principio y la reconstrucción de Siria.

Euskalrus: Tú mismo vas a dar una charla en Donostia a finales de enero o inicios de febrero. No es la primera charla a la que participas en Euskal Herria. ¿Qué sientes haber cumplido con las charlas dadas y qué más crees se podría hacer?

Abdul-Kader: En Euskal Herria he dado muchas charlas desde mi vuelta a principios 2014, he sido entrevistado por muchos medios de la información escrita y audiovisual. Y dentro de poco tiempo, es decir a finales de enero 2018 estaré en  otras charlas en la maravillosa ciudad de Donostia. En esta bella ciudad ya he participado en el festival de derechos humanos en el 2015 y fue en el teatro Victoria Eugenia. Y si los compromisos me permiten, con mucho gusto estaré en estas charlas en enero próximo. Siria necesita paz, y reconstrucción. Hago este llamamiento a todo el mundo: paz y reconstrucción para que los sirios pueden vivir y para que puedan celebrar la Navidad.