Según residentes de la ciudad de Al Zahra, en el norte de Alepo, refuerzos kurdos de las milicias de las YPG con destino a Afrin han pasando a través de las líneas gubernamentales.

Esta última afirmación de los residentes de Al Zahra se produce dos días después de que informes de este tipo fueran dados a conocer por el personal militar en la provincia de Alepo.

Aunque el el PYD kurdo (la rama política de las YPG) ha criticado a Damasco por no adoptar una postura más dura contra la incursión turca en el norte de Siria, el gobierno sirio ha decidido permitir que los kurdos pasen a través de su territorio para reforzar Afrin.

Sin el acceso otorgado a las fuerzas kurdas, las YPG estarían sitiadas en Afrin y no tendrían forma de enviar refuerzos y suministros a esta región.

El gobierno sirio ha mostrado su rechazo a la incursión turca en Afrin, que está siendo llevada a cabo en su mayor parte por mercenarios del Ejército Sirio Libre a sueldo de Ankara. Estos militantes son enemigos del Estado sirio por lo que éste no desea verlos ocupar ninguna parte del norte de Siria.