Siria denunció el jueves en misivas enviadas a las Naciones Unidas la flagrante agresión turca en el norte de este país árabe, la cual viola la soberanía y la seguridad territorial de esta nación.

Las cartas de la cancillería fueron dirigidas a la Secretaría General de la ONU y al Consejo de Seguridad de ese organismo.

En el documento se señala que el régimen turco intenta justificar su agresión militar basándose en el principio de la autodefensa establecido en el artículo 15 de la Carta de la ONU, ‘al igual que hizo la autodenominada Coalición Internacional, encabezada por Estados Unidos’.

Indicó que se alude al mencionado artículo para encubrir los horribles crímenes cometidos por esas fuerzas contra la población siria.

El gobierno sirio también exigió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que no permita a ningún país emplear la fuerza contra otras naciones, pues contradice la legalidad internacional.

Exhorta además a que los países no utilicen la Carta de la ONU para justificar sus hostiles acciones.

Siria ha reiterado que la presencia de tropas estadounidenses y de Turquía en este territorio es un acto ilegal, pues entraron a este país sin el permiso ni aprobación del gobierno constitucional de Damasco.

La declaración de la cancillería de este Estado mesoriental se emite cuando las tropas turcas, auxiliados por la opositora milicia Ejército Libre Sirio, bombardea el enclave de Afrin, en el norte de la provincia siria de Alepo, y territorios aledaños.

Ankara alega que su ofensiva en el norte sirio, iniciada el 20 de enero, persigue desalojar de esa demarcación a las milicias árabes kurdas Unidades de Protección Popular, que Turquía considera se vinculan al Partido de los Trabajadores del Kurdistán, considerado terrorista.