Al igual que el terrorismo que arrasó con todo y con las huellas arqueológicas sirias en Palmira, Raqqa, Deir Ezzor, Alepo…etc. el régimen turco sigue la misma metodología agresiva en la ciudad de Afrin donde ha destruido varios monumentos tales como el sitio arqueológico de Brad recoge el mausoleo de Mar Marón que recoge el monumento de Mar Marón al norte de Alepo.

El régimen turco y sus mercenarios no se han limitado a destruir la ciudad de Afrin, desplazar a los civiles y robar sus pertenencias sino que también ha destruido su civilización que remonta a más de 3000 años al atacar el sitio arqueológico de Brad recogido por la Lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO desde el año 2011.

El bombardeo turco ha causado daños en muchos edificios arqueológicos importantes que datan del siglo IV de nuestra era, y que integra varias iglesias y conventos bizantinos, además de una capilla, un baño, viviendas, presas y tumbas que datan de la era románica de los siglos II y III.