Entrevista al embajador sirio en Madrid, Milad Atieh, publicada por Rebelión de la mano del Foro contra la Guerra Imperialista y la OTAN, y reproducida después por Gara.

«Estamos ante el fin de la guerra terrorista impuesta a Siria»

El embajador Milad Atieh habla del cambio de tendencia en Siria resultado de los éxitos militares del Ejército Árabe Sirio sobre el terreno y de los procesos de reconciliación nacional lanzados por el Estado sirio. Unos cambios que se concretan en el regreso a sus hogares de 600.000 sirios y el comienzo de la reconstrucción.

¿Puede señalarnos los cambios más significativos en Siria y su pueblo desde el comienzo de la guerra?

En primer lugar la crisis en Siria, que comienza en 2011, lo hace bajo un pretexto que lanzan EEUU y sus aliados occidentales. Ese pretexto era el cambio democrático, la defensa de los derechos humanos y la promoción de la libertad en el marco de la llamada primavera árabe. La realidad es que más que una primavera ha sido un invierno que ha traído una enorme destrucción…Al comienzo, ciertamente hubo manifestaciones de parte de la población que pedían reformas en distintos ámbitos, reformas económicas, políticas, sociales y algunas eran demandas justificadas, justas, por eso el Gobierno, desde el principio, respondió con una serie de medidas para atender a estas peticiones.

 

¿Cuándo comenzó la violencia en Siria y en qué condiciones se dio?

Muy pronto descubrimos que detrás de algunas personas que se estaban manifestando (no todas) había países que tenían intereses muy distintos, no querían en realidad que hubiera cambios en Siria, sino un cambio de gobierno. Entre los manifestantes en la ciudad de Deraa, donde esto comenzó, había algunas personas armadas y que disparaban tanto a los civiles como al personal de las fuerzas de seguridad. Obviamente, no había otra opción que defender a la población civil de esos grupos que los estaban atacando.

 

Hubo entonces una escalada de violencia funcional a determinados intereses no necesariamente conectados con la realidad de Siria…

Por supuesto. De hecho, en la crisis siria hay varios estadios. El primero es este que estamos comentando. Obviamente, cuando el Gobierno demostró que estaba tomando pasos serios y prácticos para responder a las demandas de la población, se pasó a otro estadio.

Desde el principio, para nosotros estuvo muy claro que, en particular, había dos estados, Turquía y Qatar, que estaban detrás de estos grupos instigando a estos manifestantes y el caos en Siria. Ellos actuaban también por instrucciones de EEUU.

El segundo estadio es la creación del Daesh. Se creó en Irak en el año 2006 como una organización terrorista con soporte y bajo la dirección de EEUU. Altos oficiales de la administración estadounidense como Hilary Clinton han admitido en distintas ocasiones que el objetivo del Estado Islámico de Irak y Siria era provocar la desestabilización de sus gobiernos.

El Ejército Árabe Sirio, de acuerdo al mandato constitucional, debía y así lo ha hecho, defender a Siria y al pueblo sirio. Junto a ello hay que mencionar que, por una parte el liderazgo político sirio desde el principio tuvo la clara voluntad de derrotar a esos grupos y de actuar con inteligencia y con prudencia y, al mismo tiempo, el tercer pilar que explica el resultado siete años después es el pueblo sirio que, con paciencia, ha podido soportar todas las pruebas, todos los desafíos que se le han impuesto.

 

Alepo, Palmira… son victorias de pueblo sirio, su ejército y sus aliados Hizbulah, Rusia, Irán y las organizaciones palestinas que combaten con Siria, a su lado. ¿El pueblo sirio ve cercano el fin del terrorismo de EE.UU, Israel, Arabia Saudí y otros o aún sigue bajo los efectos de la guerra? Y ¿tiene el pueblo sirio la seguridad de un tiempo mejor?

Estamos cerca del final de esta guerra terrorista impuesta a Siria y ese sentimiento se siente entre la población.

No obstante, quiero señalar que para que la guerra termine de verdad tiene que cesar el apoyo de las potencias extranjeras a esos grupos terroristas que han estado actuando en Siria, y la segunda condición es que Turquía cierre su frontera, controle su frontera y dejen a Siria en paz. En ese momento, entonces, la guerra habrá cesado.

 

Si quiere añadir algo más…

Simplemente quiero reiterar una idea, la determinación del pueblo sirio, del Ejército Árabe Sirio, la prudencia y la clarividencia también del liderazgo sirio que con la ayuda y la colaboración de los buenos amigos de Siria, más el apoyo de toda la gente en el mundo que se opone al imperialismo y que considera que los países deben permanecer unidos, hemos conseguido llegar a este punto que estamos derrotando definitivamente a las fuerzas de la destrucción, a éstas potencias de las destrucción, eso es lo que ha permitido a Siria (a su pueblo, a su liderazgo, su Ejército…) llegar a esta fase más optimista de la crisis