Al menos 50 civiles, entre ellos niños huérfanos, huyeron el jueves del enclave sirio de Afrin, en la norteña provincia de Alepo, en medio de acciones vandálicas en esa área de fuerzas invasoras turcas y milicias aliadas, informaron activistas sociales, indicó la agencia Prensa Latina.

El jefe de departamento de Asuntos Sociales y Trabajo de la Dirección de gobierno en Hasakah, Issam al- , manifestó que esos civiles llegaron a este territorio norteño ante el terror desatado en Afrín por las tropas de Ankara.

Al-Hussein, quien manifestó la disposición de organizaciones caritativas de recibir a desplazados de Afrín, señaló que los recién llegados recibieron alimentos y atención médica.

A fines de marzo último Naciones Unidas elevó a más de 167.000 el número de desplazados del enclave kurdosirio de Afrín, como consecuencia de la ofensiva desatada por el Ejército turco desde el pasado 20 de enero.

Numerosos residentes se refugiaron en localidades cercanas a Afrín, como Tel Refat, Nubul y Al Zahrá, en el norte de la provincia siria de Alepo, precisaron las fuentes.