El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El miércoles, a pesar del día desapacible de lluvia, viento y frio, alrededor de medio centenar de personas nos hemos reunido en la plaza del Teatro Arriaga para denunciar la agresión imperialista que sufre Siria convocados por Siriaren Alde.

Esta es nuestra primera concentración en la calle. Hasta el momento nuestra labor se centraba principalmente en dar charlas donde mostramos que hay una realidad sobre la guerra contra Siria que se nos oculta sistemáticamente por los diferentes medios de comunicación occidentales. Por ello nos alegramos de la buena acogida que ha tenido el acto donde no sólo hemos participado la gente que integra Siriaren Alde sino también representantes de otros colectivos con los que hemos trabajado o estamos empezando a trabajar, así como particulares con un solo objetivo: denunciar los siete años de agresión imperialista contra la República Árabe de Siria y la escalada de amenazas de los últimos días.

En la concentración no solo se han podido ver banderas sirias sino también del PKK y de Palestina, consideramos que la lucha heroica que el pueblo de Siria junto a sus aliados sobre el terreno están realizando, es la misma lucha antiimperialista e histórica del PKK kurdo y del pueblo palestino contra el sionismo desde hace décadas.

Las próximas horas sean muy largas para el pueblo de Siria ya que diferentes potencias imperialistas (EE.UU, Gran Bretaña y Francia) junto a países lacayos a su servicio, han amenazado con atacar y volver a provocar decenas o centenares de muertes que se sumaran a las miles y miles que ya se ha cobrado esta guerra.Queremos volver hacer un llamado a la ciudadanía de Euskal Herria y por extensión a todos los pueblos del Estado a salir a la calle como se salió en 2003 para intentar para la Guerra contra Irak. No nos debemos olvidar que vuelven a ser los mismos actores, el imperialismo y la OTAN, los que ahora están atacando a Siria y la han llevado a un verdadero desastre humanitario del cual todavía no somos consciente en toda su brutalidad.