Este Primero de Mayo, la clase obrera siria mira hacia el futuro con gran esperanza después de la eliminación del terrorismo de la mayor parte del país y la recuperación de cientos de fábricas y plantas que han reanudado su producción.

Con toda dedicación y voluntad, los trabajadores sirios se enfrentaron a las condiciones más difíciles durante la guerra para asegurar que el proceso de producción no se detenga, mereciendo así el mérito de “soldados desconocidos”.

Con motivo del Día de Trabajadores, el presidente de la Federación General de Sindicatos, Jamal Kadri, declaró que los trabajadores sirios, que calificó como el Ejército Económico de Siria, han sido un pilar fundamental en el enfrentamiento al terrorismo a través de la protección de sus instalaciones.

Agregó que los trabajadores sirios dieron sus vidas para garantizar que la rueda de producción siga marchando, revelando que más de 10.000 trabajadores fueron asesinados por los terroristas y otros decenas de miles resultaron heridos en ataques terroristas.

Por otro lado, el primer ministro Imad Khamis, dijo durante el décimo período de sesiones de la Junta General de la Federación de Sindicatos de Trabajadores, que el gobierno ha respondido a todas las necesidad de los industriales sirios con el fin de relanzar el proceso de producción.

Reveló que el número de instalaciones industriales que han vuelto a producir durante los últimos dos años ascendió a 14.500.

Explicó que el Gobierno está estudiando varias formas para aumentar los salarios a los empleados y trabajadores.