El ministro de Petróleos y Recursos Minerales, Ali Ghanem, señaló que tras la expulsión por el Ejército del grupo terrorista Daesh el retorno de esas familias fue posible por la creación de condiciones de vida del gobierno sirio para los civiles.

Más de 172.000 familias, que suman alrededor de un millón de personas, regresaron a sus hogares en la nororiental provincia de Deir Ezzor, desde la liberación de ese territorio en diciembre de 2017, informó una fuente gubernamental.

Según el reporte de Prensa Latina, el ministro de Petróleos y Recursos Minerales, Ali Ghanem, señaló que tras la expulsión por el Ejército del grupo terrorista Daesh el retorno de esas familias fue posible por la creación de condiciones de vida del gobierno sirio para los civiles.

Ghanem, quien desempeña también el cargo de presidente de la Comisión Ministerial encargada de seguir la recuperación de Deir Ezzor, manifestó que hasta la fecha 22 mil empleados otrora desplazados por la guerra se reincorporaron a sus centros laborales.

Al hacer un balance al respecto, el representante gubernamental precisó que en todas las calles de esa ciudad se retiraron los escombros y fueron restablecidos los servicios en 17 barrios de la cabecera provincial.

Informó que también se reabrieron 21 centros médicos y aumentó el número de trabajadores en el sector de salud a 3.390, incluidos 110 médicos.

En el ramo de hidrocarburos, en esa provincia, ubicada a unos 450 kilómetros la norte de Damasco, fueron cubiertas las necesidades de los residentes e instalaciones en cuanto a rubros como petróleo, gasolina y gas doméstico.

Asimismo, el gobierno asignó recursos para abrir 15 panaderías que producen diariamente 90 toneladas de pan para el consumo poblacional.

Indicó, además, que resultaron reabiertas 145 escuelas con una plantilla global de más de 50.000 estudiantes y 11.000 educadores.

Para garantizar el restablecimiento de la seguridad en Deir Ezzor se abrieron en los últimos seis meses siete comisarias de policía y se rehabilitó el cruce fronterizo de Abu Kamal, que comunica a Siria con Iraq.

En esta misma jornada, trascendió que al menos 14 soldados del ejército sirio murieron y otros 18 resultaron heridos como consecuencia de un ataque de Daesh en la zona desértica de Badiya, en el este de esta nación árabe.

En la acción contra los puestos de las fuerzas leales a Damasco los terroristas emplearon 13 blindados-bomba conducidos por suicidas.

Un oficial de las tropas gubernamentales informó a Prensa Latina que los uniformados fueron víctimas de una desesperada ofensiva de la formación extremista, la cual está rodeada en la zona desértica, que se extiende entre el campo este de Homs y sudeste de Deir Ezzor.

Los soldados abatidos y lesionados pertenecen a la 18 división del Ejército, entre ellos, un oficial con rango de mayor.

Tras cinco horas de violentos choques, el ejército repelió el ataque y los radicales tuvieron que retirarse del área, tras sufrir numerosas bajas, sin que lograran apoderarse de ninguno de los puntos castrenses atacados.